Volver al juego tras la rotura del ligamento cruzado anterior: ¿cómo reducir los riesgos? - BAIOBIT


Autor: Doctor Eithan Cousin


La rotura del LCA (ligamento cruzado anterior) es a menudo un evento muy difícil de aceptar para un atleta profesional.


Cuando comienzo un proceso de rehabilitación posquirúrgica con un deportista de alto nivel, la primera pregunta que generalmente recibo es siempre la misma: “¿cuándo volveré a jugar al mismo nivel que antes”?

La verdad es que es imposible saberlo con precisión.


Generalmente, para un atleta profesional, el intervalo predictivo es de 8 a 12 meses.


La literatura es muy clara al respecto: menos tiempo, más riesgo.


Hasta la fecha, parece que la estrategia más efectiva para aprobar el regreso al juego (RTP) es confiar en un grupo de prueba, al menos para reducir el riesgo de una nueva lesión.


Este famoso estudio de Grindem et al (https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27162233/) establece los siguientes criterios para RTP:


Déficit de fuerza del cuádriceps de la rodilla operada menos del 10% en comparación con la rodilla sana

4 pruebas de un solo lúpulo, nuevamente con una diferencia entre las partes de menos del 10%.

Los resultados del estudio son bastante claros:


El 38% de los atletas que no pasaron los criterios sufrieron una nueva lesión del LCA

Solo el 5% de los atletas que pasaron los criterios volvieron a lesionarse

El momento del RTP también juega un papel fundamental: de todas las recaídas, solo el 19% ocurrió para los jugadores que regresaron al campo 9 o más meses después de la operación.


La conclusión de los autores es que, por cada mes de espera para conferir el RTP, el riesgo de una nueva lesión se reduce en un 51%.


Incluso un estudio de la prestigiosa revista JOSPT se centra en el momento del regreso a la carrera.


Beisher et al creen, de hecho, que apresurar un RTP de menos de 9 meses puede conferir un riesgo de nueva lesión 7 veces mayor: no es exactamente insignificante como cifra.


Más allá del momento, parece evidente que es absolutamente necesario un excelente control neuromuscular del aterrizaje con una sola pierna desde un salto. Como terapeutas, tenemos un sinfín de estrategias para mejorar esta capacidad motora.


Sin duda, BAIOBIT es la guinda del pastel. Con un sistema objetivo, progresivo y divertido, podemos monitorizar la habilidad de salto de nuestros atletas, evaluando y cuidando detalles ciertamente más refinados, hasta acompañarlos hacia el rendimiento motor deseado.


Me gustaría subrayar que estas consideraciones sobre RTP no deben interpretarse como una panacea para evitar ciertamente el riesgo de re-lesión, pero podemos atesorarlas para tener una visión más cautelosa y consciente, para reducir los riesgos tanto como sea posible, para nosotros y los nuestros. Atletas.

2 vistas0 comentarios

Síguenos 

  • Instagram
  • Facebook
  • LinkedIn

Contacto

Dirección

Gran Via 68 Vigo