JUGADOR DE FÚTBOL CON ESGUINCE DE TOBILLO: ¿LISTO PARA VOLVER AL JUEGO?


Autor: Dr. Paolo Pirozzi

INTRODUCCIÓN

El traumatismo por esguince de tobillo es un fenómeno subluxativo de la articulación del tobillo que se caracteriza por una fuerte tensión en el compartimento cápsula-ligamentoso del tobillo. En el mundo del fútbol, este tipo de lesiones constituye el 17% de los traumas a los que se enfrentan los deportistas, a menudo con importantes consecuencias en su carrera. Esto es suficiente para decir que incluso 4 años después de la lesión, el 40% de los jugadores informan sentimientos de inestabilidad y el riesgo de volver a lesionarse sigue siendo alto. [1]

El ligamento peroneo del astrágalo anterior es el principal responsable de la estabilidad lateral del tobillo y también es el más propenso a lesionarse, seguido del peroneo calcáneo y el peroneo posterior del astrágalo. Manteniendo el foco en el sector del fútbol, un estudio estimó que el 77% de las lesiones ocurren durante la fase competitiva [2]. Los períodos de la temporada en los que se producen las lesiones por esguince de tobillo se pueden dividir de la siguiente manera [3]:

· 37% en la pretemporada

· 41% durante la temporada

· 21% en la postemporada

ANAMNESIA

Paciente de 24 años, deportista profesional de fútbol sala, diagnosticado de "lesión de alto grado por distracción del ligamento peroneo del astrágalo anterior, del calcáneo peroneo y del peroneo del astrágalo posterior, con edema óseo contusivo en el calcáneo y el astrágalo, marcada inhibición edematosa de los tejidos blandos peri-maleolares y teno-sinovitis discreta de los huesos peroneos ". A los dos meses de la lesión, tras haber seguido un proceso de rehabilitación con el personal médico remitente, someto al paciente a una valoración fisioterapéutica basada en análisis de movimiento para comprobar la recuperación efectiva y posible vuelta a la actividad competitiva, minimizando así el riesgo de recaída.

EVALUACIÓN

Para comprobar el estado de salud del paciente se realizan las siguientes pruebas:

• Prueba Y-Balance: evaluación del equilibrio en una pierna llevando el pie contralateral lo más lejos posible en las tres direcciones (anterior, postero-medial y postero-lateral)

• Side Hop Test: medición del tiempo necesario para realizar 10 saltos en una pierna lateralmente y medialmente en dos líneas separadas 30 cm

• Salto de rigidez monopodálica con baiobit:

Análisis instrumental de una serie de saltos realizados con rigidez de rodillas para incrementar el trabajo de los tobillos. De esta forma es posible cuantificar el desempeño en términos de fuerza expresada, altura y desempeño del propio gesto, comparando el miembro sano y el miembro lesionado.

RESULTADOS

Para cada valor medido en las diferentes pruebas, fue posible calcular el Índice de Simmetría de Extremidades (LSI), o el índice de porcentaje de simetría entre las dos extremidades. Cabe señalar que una diferencia de más del 10-15% denota un desequilibrio excesivo entre los compartimentos derecho e izquierdo. En concreto, los resultados de cada prueba son:

• Prueba de equilibrio en Y: el LSI es del 12% y atestigua una buena recuperación del equilibrio y la propiocepción.

• Side Hop Test: el LSI es igual al 30% destacando un déficit funcional de fuerza explosiva durante los movimientos laterales

• Salto de rigidez relacionado con cuatro parámetros (imagen 1):

- altura media, LSI es 50%

- fuerza, LSI es 72%

- potencia, LSI es 80% - índice de reactividad, LSI es igual al 71%

A la luz de los datos que surgieron, existe una falta de capacidad para generar y absorber energía por parte del tobillo lesionado. Además, gracias al uso de baiobit durante la ejecución del test monopodalioc Stiffness Jump, fue posible monitorizar la diferencia de posición a nivel de la pelvis durante la ejecución del gesto realizado en el soporte monopodálico derecho frente al izquierdo (imagen 2):

  • Inclinación frontal, 40% de diferencia

  • Inclinación lateral, 22% de diferencia

  • Rotación, 19% de diferencia


En general, por lo tanto, la evaluación destaca un desequilibrio importante entre el rendimiento de las dos extremidades, en particular en las pruebas de salto vertical y horizontal. En consecuencia, se aconseja al deportista que posponga su regreso y continúe la vía terapéutica.

PROGRAMA DE REHABILITACION

Los objetivos de la nueva vía terapéutica son tres:

1. Mejora de la movilidad del subastragalino, el astrágalo peroneo y la articulación del tobillo del tobillo izquierdo

2. Mejorar la fuerza y potencia de la musculatura que regula los movimientos del tobillo izquierdo

3. Mejorar la capacidad de utilizar el componente elástico del sistema músculo-tendinoso mediante un entrenamiento pliométrico progresivo específico

Se planean más sesiones de prueba para evaluar objetivamente la progresión de la recuperación y el eventual regreso a los deportes competitivos

CONCLUSIONES

Gracias a las medidas detalladas generadas por el sensor inercial de baiobit, fue posible objetivar el déficit de fuerza, potencia y uso del componente elástico miotendinoso del tobillo lesionado: esto nos permitió bloquear rápidamente un regreso prematuro al campo y en consecuencia no seguro para el futbolista.

Referencias

[1] Renström PA, Konradsen L. Ankle ligament injuries. Br J Sports Med. 1997;31(1):11–20.

[2] Marcos de Noronha, Eleisha K Lay, Madelyn R Mcphee, George Mnatzaganian, Guilherme S Nunes; Ankle Sprain Has Higher Occurrence During the Latter Parts of Matches: Systematic Review With Meta-Analysis; J Sport Rehabil. 2019 May 1;28(4):373-380].

[3] Matthew Gulbrandsen, David E Hartigan, Karan A Patel, Justin L Makovicka, Sailesh V Tummala, Anikar Chhabra; Ten-Year Epidemiology of Ankle Injuries in Men's and Women's Collegiate Soccer Players; J Athl Train. 2019 Aug;54(8):881-888]

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo